15 may. 2010

PALABRAS (poema)

Imagen asturiana 1. (foto EGT)
PALABRAS

Nativo de las islas del silencio,
aprendí las palabras como aprenden
los niños a jugar: a todas horas.
Primero eran hablar por no callar,
vuelco del corazón imaginario.
Luego empezaron a llegar sin cita
previa, sin darme tiempo a reclamarlas,
por su cuenta, a deshora, roncamente.

Desde hace tiempo —ya perdí la cuenta—
vienen y van cuando ellas lo deciden,
no basta convocarlas o tener
una agenda que marque los momentos
en que nos dispondremos a escribirlas.
Su osadía y mi falta de paciencia
se llevan mal y el juego ya no es gozo.

Las palabras me hicieron insolente,
nacieron para el llanto y para el grito
y se quedaron en mi voz clavadas
como la luz que son, como la fiebre
que terminan por ser, como la sangre.
.
.
Enrique Gracia Trinidad
(del libro "Todo es papel") PINCHAR PARA ADQUIRIR

4 comentarios:

Jorge Torres Daudet dijo...

Las palabras que usamos nos utilizan, nos hacen sus esclavos.

Emilio Porta dijo...

Profundidad. Poema excelso. Empleo bien el adjetivo, sin aditamentos. Qué involucración personal en el contenido de un elemento tan fundamental...lo que hace a nuestra especie pequeños reyes de este espacio y tiempo singulares. Lo que traduce la mirada del poeta. En este caso, que extraordinaria traducción de esa mirada. Gran, grandísimo, poema

Jesús Arroyo dijo...

Enrique:
Aquí, con la palabra, con su lectura, con su entendimiento... es como se ganan las batallas (de las que comentábamos en tu otro blog).
Con ellas no me hace falta el orfidal.
Otra cosita:
la foto, amigo Enrique, la foto de esa casona... recuerdos del lugar donde "me dieron teta".
Abrazote.

Cris Gª. Barreto dijo...

Querido Enrique:

Tras leer una considerable parte de tus obras debo decir que, además de todos los matices que tus palabras me sugieren, posees una rotundidad descriptiva al mostrar diversas situaciones más o menos dolientes; la carga de tus metáforas para definir los conceptos que tratas poseen una hecatombe emocional...Impactante. La realidad de las sensaciones, pensamientos de nuestros días, y de siempre, diría yo, sentimientos, queda profundamente plasmada en todos tus versos; todos ellos están genialmente construídos y, a la vez, apuntalan un ritmo lírico con una carga impresionante de alta literatura.

Enhorabuena por tu obra.
Recibe un fuerte abrazo.
Con admiración y cariño,
Cris.