7 may. 2010

ARTÍCULO SOBRE LIBRO "PENTIMENTO"


Escucha música mientras lees

El joven escritor, poeta y periodista, Rafael Banegas, ha escrito en http://www.revistadeletras.es/ , de http://www.lavanguardia.es/ un artículo sobre mi libro "Pentimento".
Desde aquí le agradezco la deferencia y sobre todo la lectura atenta que ha hecho del libro. Incluyo el texto y los enlaces:
.
“Pentimento”, de Enrique Gracia Trinidad
Por Rafael Banegas Cordero Críticas 17.04.10

Si hacemos una radiografía de este libro veremos que el esqueleto está formado por la tristeza, el abatimiento y la pérdida, pero también por la ironía y la esperanza, y que a éstos huesos los recubre una carne trufada de imágenes sorprendentes y versos escrupulosamente trabajados . Éste sería, para mi, un resumen poco ortodoxo de Pentimento, el último libro de Enrique Gracia (Madrid, 1950), publicado por Sial Ediciones.

Desde el cuadro de la portada de Teo Puebla (magnífico, por cierto) al último poema del libro, aparece el desengaño y la constatación del paso del tiempo; es tarea del poeta, entonces, mirar atrás y rendir cuentas con uno mismo: de ahí el título, pentimento (“arrepentimiento” en italiano). En palabras de Ed Robinson en las notas iniciales al libro, “En la vida real, ¿quién podría ejercer el pentimento, arrepentirse, corregir lo vivido, cambiarlo, añadir nuevas capas de pintura hasta que lo nuevo ocultara lo antiguo?”, y este poeta madrileño, a falta de técnicas reales para llevar a cabo tal empresa, se sirve de la ficción para sacudir el pasado, destilarlo y diluirlo en un presente negro (… esa oscuridad/ hace ya tiempo que nos envuelve) que tiene a la muerte como telón de fondo o como protagonista (La última dama, Un día más) y con la que entabla un diálogo en el poema La visita oscura, delicioso, lúcido e irónico.

Sin embargo, también aparece, como leitmotiv constante, para resaltar esa dicotomía muerte-vida, la consigna que el yo poético intenta trasmitir a la multitud entre tanto estropicio: resistir a estos tiempos convulsos y – acaso más importante - a nosotros mismos, porque como dice en el poema Sin nada que perder A estas alturas alturas todo lo que importa/ es eso: que no hay nada que perder,/ salvo perdernos a nosotros mismos“. Mientras iba leyendo, recordaba el título del poemario de Ángel González de 1961: Sin esperanza, con convencimiento, pues Enrique Gracia escribe “aún juntamos las manos implorando“. Implorando esperanza, añado yo. ese presente casi imposible de asumir o transformar, propone el clásico Carpe Diem, que no por tópico deja de estar vigente (menos todavía después de los bellísimos endecasílabos que lo envuelven) y el seguir haciendo ruido (Canción para despertar a Dios) para interrumpir el letargo de la conciencia, según mi lectura, aunque el título diga la contrario: “Para que Dios despierte,/ llegue a tiempo al trabajo,/ y recuerde que estamos aquí, donde nos puso, habrá que armar barullo esta mañana“. También brilla con luz propia la ironía (trágica, en ocasiones) que emplea magistralmente en poemas como Desconsuelo, donde un asesino se encuentra que su víctima se había suicidado, o en Condescendencia, que dice

“El Nudo Gordiano no quiso desilusionar a Alejandro, pero ya estaba a punto de soltarse él solo “,

aunque donde mejor se ve reflejado el uso que le da el poeta se encuentra en su libro Sin noticias de Gato de Ursaria, publicado en Visor, que se llevó el Premio Emilio Alarcos en 2004.

El mapa (poético) en el que se mueve Enrique Gracia es tan ecléctico que combina los poemas de aliento largo, que resultan manifiestos éticos o arenga desesperada, escritos en una prosa poética vertiginosa y cargada de imágenes de raíz cotidiana pero elevadas hacia la eternidad

Era mi oficio, sí, tarea innoble y dura, malpagada, repleta de rumor y de chocar de jarras de cerveza ya vacías. Trabajo miserable, cercano a las bisagras, siempre al lado de los embarcaderos solitarios, de los pueblos nocturnos que abandona la vida”
(fragmento de Tome el testigo quien lo quiera),

con otros que podríamos llamar minimalistas, que hacen de lo básico y sencillo su signo de identidad, y que el autor recoge de tradiciones tan dispares como la castellana o la oriental (una soleá, un tanka); aunque el influjo de esta última no sólo se deja sentir en las formas métricas, sino también en los temas, en creaciones como Jardín Japonés o Testamento apócrifo de Li Po. (No en vano, hizo la versión castellana de poemas traducidos del chino por Xu Zonghi, Cantos de amor y de ausencia, Hiperión, Madrid, 2002). Asimismo, bebe, sobre todo, de autores como León Felipe (al que dedica un poema cuyo título es un claro intertexto del poeta zamorano: Me han dormido con todos los cuentos), o Ángel González, cuyos versos abren el poemario, pero sin descuidar la producción de sus coétanos o de los escritores más jóvenes, como el Premio Nacional de Poesía Juan Carlos Mestre (que realiza el proemio del libro) o Miguel Losada.

Al acabar, queda un regusto amargo pero a la vez una pizca de esperanza, un “no está todo perdido”. En fin, brillante libro el que nos brinda Enrique Gracia Trinidad, gran poeta (no suficientemente reconocido, a pesar de haber ganado un accésit del Adonáis en 1972 o tener recogida ya su obra completa en Contrafábula, 1972-2004, Sial ediciones, 2004) que actualmente está dedicado plenamente a la creación literaria y a la divulgación cultural en Madrid, solo o en compañía de Soledad Serrano, en actos en los que tiene cabida la poesía y el teatro, la historia de España y cualquier otro campo del saber que merezca ser conocido y reivindicado.

Rafael Banegas Cordero
http://arsspoetica-rafa.blogspot.com/
.
Para adquirir el libro "Pentimento" contra reembolso pinchar aquí
(enlace permanente también en la columna derecha)
.

2 comentarios:

Emilio Porta dijo...

Espléndido comentario al libro, una joya en si mismo, engastada ahora en oro de ley con el articulo de Rafael. Pentimento es una obra maestra y ha tenido un maestro para reseñarla. Gracias por profundizar en sus páginas.

Rafael Banegas dijo...

Muchas gracias, Emilio, por la parte que me toca. Me considero un mero intermediario: la verdadera joya, como tú bien dices, es el libro de Enrique.

A ver si en alguna visita ( espero que pronto) a Madrid, Enrique nos presente.

Abrazos a los dos.

Rafael Banegas