16 dic. 2008

POESÍA Y TEBEOS

(El hombre enmascarado)



POESÍA Y TEBEOS


Siempre he sido un gran aficionado a los tebeos —cómics, prefieren decir otros—. Casi aprendí a leer en ellos; me acompañaron de niño, de joven, y aún ahora los leo y miro con frecuencia.
Me da igual que se llamen tebeos, cómics, historietas, cuentos, comiquitas, fumetti, monitos, chistes, quadrinhos, tiras, viñetas, manga, bande dessinée, o como quiera que se llame en cada lugar.

Antiguos o modernos, fantásticos o fantasiosos, en color o en blanco y negro, imperialistas o contraculturales, maniqueos o eclécticos, realistas o enloquecidos, artísticos o sencillos, amables o perversos, ingenuos o desvergonzados... Sean como sean (que de todo hay) y se los tache de lo que cada uno quiera, fueron y son un elemento notable de la cultura en la que vivo y quiero vivir.
Además, ni siquiera son algo moderno. Sus ilustres antepasados aparecen en las pinturas rupestres, los jeroglíficos egipcios, los grabados de la antigua Roma, las estampas de las Cantigas de Santa María, propiciadas por Alfonso X, varios pintores de todos los siglos, las aleluyas, las ilustraciones de Tenniel, Töpffer, Goya o Doré y un largo etcétera.
POETAS Y CÓMICUna cosa es cierta: Algunos poetas, nacidos ya en la segunda mitad del siglo XX, hemos utilizado los tebeos o sus personajes como motivo o excusa para algunos de nuestros poemas.
Igual que siempre se han utilizado los mitos grecolatinos y otras mitologías según la cultura y época de cada autor, era lógico que nosotros utilizásemos estos “mitos” de nuestro tiempo.
Es más, tantos siglos dándole a los mismos héroes no deja de suponer cierta repetición y algo de desgaste por lo que bueno es añadir más asuntos a la iconografía. Si Góngora se hartó de escribir de Polifemo, ¿por qué no hacerlo nosotros de Superman? Si de Ulises y Penélope ya ha escrito hasta el gato, ¿por qué no vamos a incorporar ahora a Caperucita, a Maki Navaja o a la mismísima mona Chita?

TODO ES POSIBLE OBJETO DE POESÍA
Todo es poetizable en el mundo, basta con buscarle el modo y el momento adecuados y hacerlo con la seriedad o la ironía necesarios, con el respeto preciso y el lenguaje oportuno.

Y si alguien sigue pensando que la poesía debe ocuparse tan sólo “de los alcores y las glicinas” —como dice siempre en burla mi amigo Emilio Porta— o de lo más esencial del espíritu como proclama algún pedante —vaya usted a saber que leñe es eso de “lo esencial”—, pues que lo haga, y que nos deje a otros escribir de lo que nos de la gana.

Recuerdo poemas de Luis Alberto de Cuenca, de Amalia Bautista, por citar sólo dos que me gustan mucho, hablando de estos personajes, cada uno a su estilo, utilizando héroes y antihéroes de cuentos o tebeos como excusa para confeccionar magníficos poemas que hablan de la vida, del ser humano, de ellos mismos, de cualquiera.
Yo los he utilizado también cuando me ha venido bien, casi siempre para decir algo más de lo que digo (¿o eso es lo que le pasa a cualquier poema?)

Pongo aquí algunos ejemplos.



(¡ojo! A veces, al poner poemas en el blog, se descomponen los versos originales por no caber en la anchura de la página. MIentras lo arreglo, considerad el formato como NO CORRECTO)

«ESTÁN LOCOS ESTOS ROMANOS», DICE OBELIX

Las batallas las ganan los más fuertes,
pero no es importante ganar una batalla.
Lo que importa de veras
es jugar en el barro con los zapatos nuevos,
o acudir tarde a clase de francés
porque hoy no llueve.

Una vez puesta la bandera
en la torre más alta del castillo,
lo verdaderamente bueno
es comer palomitas frente al televisor,
rascando las orejas del perro de la casa,
y esperar a que llegue, sin más cuentos,
la hora de la cena.

.
Del libro “Crónicas del laberinto” (agotado)
Está incluido, completo, en “Contrafábula, poesía reunida 1973-2004” Edit. SIAL, Madrid
Posible adquirirlo en
http://www.agapea.com/


CRÓNICA DE LOS HÉROES
.
Escucha Guilgamésh,
Uruk, donde los cedros abrigaban tu trono,
ya no existe.
La serpiente comió la verde rama de la inmortalidad
y nada ha vuelto a ser lo mismo.
Los héroes como tú no tienen una hazaña que llevarse a la espada.

Ulises está lejos,
se ha perdido en las islas olvidadas,
al norte del estrecho que las sirenas cosen con su canto,
y ahora es Indiana Jones quien regresa a su casa
silbando una canción de Tina Turner;
arañas hacendosas, en los techos del mundo, ven pasar su sombrero.

A Robin Hood le tiembla el pulso
y el Pequeño Gran Juan da clases de gimnasia
para artistas de Hollywood.
Aquiles, el aqueo, el de los pies veloces,
tiene artritis y tose con frecuencia, el talón le ha crecido,
y anda vendiendo vasos de cerámica
para turistas sudorosos.
Ahora es Superman el que más corre, el que vuela,
el que sujeta un mundo con sus manos
mientras Atlas se sienta en un banco del parque
para dar de comer a la palomas.

A Sanson le ha vencido Schwarzenegger,
al que incluso le pagan una buena fortuna por luchar con los malos
sin que le caiga encima un templo.
Guillermo Tell quedó para contar sus aventuras
a unos nietos que piensan en binario
y ya no le comprenden.

Conan, el gran cimerio; San Jorge y su dragón;
Sigfrido el valeroso, que también tuvo el suyo como tantos;
el propio Peter Pan, que al final ha crecido;
y tu amigo Enkidú,
y el mismo Don Quijote de la Mancha,
Todos los esforzados paladines de mi mesa camilla,
están haciendo cola
para ver si les dan el subsidio de paro.

Y es que los viejos héroes se han pasado de moda,
desconocen el flujo misterioso de los ordenadores
y dan siempre al botón equivocado.

Escucha, Guilgamésh, amigo mío,
deja que el mundo siga con sus horteras veleidades
y no le des más vueltas.
Sentémonos al sol, fuma de mi tabaco.
Sonreiremos.

.
Del libro “Crónicas del laberinto” (agotado)
Está incluido, completo, en “Contrafábula, poesía reunida 1973-2004” Edit. SIAL, Madrid
Posible adquirirlo
en http://www.agapea.com/


SALTANDO DE JACOBO A GUILLERMO GRIMM
.
"Todos los pasos tienen la forma del pasado;
de un pasado sin boca para besar la orilla
de otra existencia hermosa que nunca se ha tenido,
a pesar de las fiestas del corazón en llamas."
(Juan Eduardo Cirlot)

.Recuerdo aquel perfume
de cuando sólo era una rana
del estanque.
Un instrumento más, y prescindible,
de la orquesta de anfibios que rondaba a la noche.
Una charca, lo sé, más que un estanque,
pero era al fin y al cabo nuestra casa,
palacio de los juncos,
húmedo hogar que, sin esfuerzo,
hicimos habitable solamente cantando,
nada más que con brincos y con lodo.
Nunca faltaron moscas,
y era un gozo mirar los renacuajos
asomarse directos a la vida.
Luego, fueron llegando las princesas,
con sus juegos de risas, con sus bolas doradas
que dejaban perder para que yo las encontrase.
A fuerza de besarme y de besarlas
dejé de ser aquella rana
y el estanque empezó a ser un problema.
Ahora voy bien vestido, escribo versos,
en el estanque han hecho una piscina
y todo está muy limpio.
Saludo con respeto,
hago el amor de frente,
y hasta es posible que algún día
alguien piense que sirvo para algo.
No está mal,
pero fui más feliz cuando era rana.

.
De “Historias para tiempos raros” (agotado)
Está incluido, completo, en “Contrafábula, poesía reunida 1973-2004” Edit. SIAL, Madrid
Posible adquirirlo en
http://www.agapea.com/



DONDE APRENDI A LEER (TEBEOS PARA LAS FIERAS)
.
Siempre me pregunté si el Capitán Trueno y Sigrid
hicieron algo más
que dirigirse lánguidas miradas,
detrás de las almenas del castillo de Thule.
Lo mismo me pasó con Supermán
y aquella periodista menudilla
que se llamaba Luisa.
Lo de Roberto Alcázar y Pedrín fue siempre más oscuro,
y resulta escabroso recordarlo.
Y qué decir de tí, Enmascarado Duende‑Que‑Camina,
The Fhantom, Mr. Walker,
mi indiscutible favorito:
Heredaste de tus antepasados el trono de la calavera
y hasta un anillo cátaro,
pero sigue pendiente tu asunto con Diana.
Es como para impacientar a las pirámides de Egipto.

También da vueltas en mi agenda, repleta de preguntas,
la estéril relación
de aquel Diego Valor y de Beatriz Fontana,
me resisto a pensar que el verdoso Mekong fuese el culpable.
Nunca hubo nada entre El Jabato


y aquella Claudia sosa, de peinado indeleble.
Dale Arden y Flash Gordon huelen a goma de borrar
de bachiller antiguo;
si no fuera por Zarkov y por Ming
nos habría matado tan largo aburrimiento.
Todos igual.
Menos mal que la Dama y el Golfo vagabundo
fueron una excepción con prole numerosa, pero el resto...

Si alguien los sorprende
en la hierba de un parque, dándose un revolcón,
o en un modesto piso de Las Ventas,
con un par de mocosos y una nevera a plazos,
le ruego que me avise,
quizás aún esté a tiempo
de quitarme de encima la extraña sensación
que desde niño me devora.

.
Del libro “A quemarropa” (agotado)
Está incluido, completo, en “Contrafábula, poesía reunida 1973-2004” Edit. SIAL, Madrid
Posible adquirirlo en
http://www.agapea.com/


SÍNDROME DEL PULGARCITO

.Eché migajas de pan en el camino,
y vinieron los pájaros para darse un festín
con mi memoria.
Luego llené de piedras de colores
el sendero del bosque que recorro sin tregua,
y alguien las recogió
para hacer el mosaico de un templo sin altares.
Me abrí las venas y dejé
gotas de aliento por el suelo,
pero la tierra tuvo sed, no fue visible el rastro
de mi sangre.
Con furia, hice pedazos mi máscara de siempre
y los dejé caer con el dolor de haberme desnudado,
pero resulta difícil
hallarse entre los restos de mil máscaras.
Opté por no dejar ni rastro,
huir hacia adelante, perseguir la sospecha
de no volver jamás.
Algún jirón de sueños se quedó entre las ramas.
Y descubrí que estaba andando en círculos,
que encontraba mis huellas una vez, otra vez
y otra vez siempre.
Dejó de preocuparme el porvenir.

.
Del libro “Restos de almanaque” (agotado)
Está incluido, completo, en “Contrafábula, poesía reunida 1973-2004” Edit. SIAL, Madrid
Posible adquirirlo en
http://www.agapea.com/



SOLILOQUIO METAPOETICO DEL CAPITÁN GARFIO
.
A Paula y Eduardo, mis hijos.
..

Uno quisiera haber sido Peter Pan.
Uno quisiera —repito—,
no haber crecido nunca, no haber crecido nunca,
no... a ver qué remedio le quedó a uno,
o a cualquiera.
(Jueguen al juego de palabras, jueguen,
no se repriman, por favor, es gratis).

Ya sé que tengo mala sombra... tenía,
porque también a mí se me enganchó al cerrarse una ventana,
hace lo menos siete versos, allá por lo del nunca,
y cuando digo nunca, hablo del no querer crecer
pero no de este mágico mundo en que navego.
Se me enganchó la sombra —dije—, debió de ser el viento,
y yo no tengo una Wendy costurera,
sólo un anfibio relojero que me acosa, y al que no le bastó
ganarme por la mano.

Todo esto me tiene triste, me aburre incluso,
como esas cuentas
de papá Darling, burócrata doméstico,
que no se acaban nunca, como este verso largo, tedioso... como me



[aburre mi propia inteligencia que malgasto como puedo;
como me aburre el canto monocorde:
14, 7, 9, 14, endecasílabo y un siete;
como me aburre que no me llamen James
y que me llame Garfio hasta el mismísimo cocodrilo.

Pero así son estas cosas.
Me conformo con la peluda esperanza
de tener una perra por niñera
(No se asusten, me daban once sílabas y es cierto
que Nana era una perra).
Permítanme que acabe este poema, tengo un barco que dirigir
y se me ha terminado el papel.

.
Del libro “A quemarropa” (agotado)
Está incluido, completo, en “Contrafábula, poesía reunida 1973-2004” Edit. SIAL, Madrid
Posible adquirirlo en
http://www.agapea.com/





ME HAN DORMIDO CON TODOS LOS CUENTOS
.(En memoria de León Felipe y de mi padre).
Las hadas buenas de los cuentos viejos
son de una ONG y llevan vaqueros.

Blancanieves montó su propia empresa,
tiene siete enanitos repartiendo comida a domicilio.

Alicia y el conejo, dejaron de correr,
pusieron un casino y se forraron.

Todas las brujas malas consiguieron sanar de sus caídas,
hoy son bibliotecarias, cuidan gatos,
y hacen páginas web para Internet.

Cenicienta se divorció del príncipe
y trabaja por horas en una empresa de limpieza.

Caperucita empuja carros llenos
de tazones con sopa y arroz blanco
por los pasillos de una clínica.

Desde que ellas salieron de sus cuentos:
a las varitas mágicas las come la carcoma,
los príncipes azules están verdes, tienen reuma y cataratas;
donde dice "bebedme" no hay más que Coca-cola,
nadie fabrica ya zapatos de cristal
y en el bosque del lobo
hay urbanizaciones y piscinas...

Lo decían mi padre y León Felipe:
"no hay que fiarse de los cuentos"



GRACIAS POR LEER


(Más poemas: Ver en este mismo blog o en http://www.enriquegracia.net/ )
.

4 comentarios:

Santo dijo...

¡Me acabas de tocar la fibra sensible! El cómic es una de mis artes preferidas. Aún hay catetos que piensan que no es más que un entretenimiento, o como mucho un arte menor; algunos decían lo mismo del cine hace décadas, y no hay más que mirar dónde han quedado.

Muy buenos los poemas; me ha gustado especialmente el de Obélix, pero es que siento debilidad por ese gordo tontorrón.

¡Un abrazo grande desde Córdoba!

Rafael Banegas Cordero dijo...

Muy buenos los poemas, Enrique. Sobre todo, el de " Crónicas de los héroes". "Aquiles, el aqueo, el de los pies veloces, tiene artritis y tose con frecuencia, el talón le ha crecido, y anda vendiendo vasos de cerámica
para turistas sudorosos.". Qué grandes estos versos. Reivindicar los cómics es reivindicar la cultura. Mi generación no ha crecido ni con el cine ( véase Alberti) ni con la pérgola y el tenis ( Gil de Biedma dixit), ni como la tuya y la de tantos, con los tebeos. A ver en qué mitos, viejos o posmodernos, nos agarraremos.
Repito, grandes los poemas.

Un abrazo desde la ciudad condal que cada vez se parece más a Varsovia ( por el frío...)

Rafael

nafsak dijo...

Yo soy de Iranzo: El Cachorro, Capitán Coraje, Rayo Kit, Dick Relámpago, Kosman, Antonio Barbas Heredia, etc...

Él fue majo, fastidiado por ediciones de las que no cobraba ni una peseta (Bravo). Pero siempre dispuesto a hacer un dibujo.

Elhombreenmascarado,JulietayEva Jones,FlashGordon,RipKirby,Agente secretox9,ElPríncipeValiente, Tarzán(Burne Hogarth,RussManning),ElGuerrerodel Antifaz,JuanCentella,Aventurasdel FBI,JungleJim,ElAguilucho,El PequeñoLuchador,Eltemerario,Capitán Trueno,JequeBlanco,Jabato,Roberto AlcázaryPedrín,DaniFuturo, etc... ¡gracias por esta entrada y disculpa la emoción!

Saludos.

Enrique Gracia Trinidad dijo...

Caramba, Nafsak. Que bien encontrar un colega entusiasmado por versos y tebeos.
Compartimos bastantes, otros tal vez no. El gusto y la emoción parece que sí.
Me di una vuelta por tus varios blogs leyendo tus poemas.
No supe ponerte comentarios (o no se puede o no sé) Espero que me ayudes para poder enviarte algo directamente.
MI correo graciatrin@yahoo.es
a tu disposición.
Un abrazo.
Enrique