22 nov. 2010

MADRID POÉTICO... IMPARABLE


La poesía es sistemáticamente dejada de lado por los poderes políticos, sociales o económicos, ocupa un puesto reducido y secundario en la prensa (algunos ni la tocan) aparecer en radio o televisión de pascuas a ramos... ¡Es algo muy minoritario, dicen los descerebrados ignorantes del poder 1º, 2º, 3º, 4º ó 5º! Da igual, Madrid, sin ir más lejos, se ha vuelto decididamente poética.

La poesía está en todos nosotros, hasta en muchos energúmenos que la niegan por ignorancia o miedo... Sí, he dicho miedo (recordad: "La poesía es un arma cargada de futuro" que decía el maestro Celaya)

La poesía está hasta en los malísimos poetas que escriben versos horrorosos, va más allá de los malos recitadores, los cursis, los engolados, los que creen que es una suma de ripios y tonterías mil veces repetidas.

La poesía nos ayuda a soportar tanta desidia, tanta acomodación, tanta estupidez que nos invade.

La poesía va a la contra de la deshumanización criminal de nuestro tiempo, de la falta de valores auténticos, del manejo de las conciencias por los mercaderes de la modernidad que son los mercaderes de siempre con nuevos harapos de diseño.

La poesía es el arte que convierte la palabra en un intenso grito de denuncia (por eso la niegan tanto... porque la temen) Ayuda a convertir la palabra aislada en solidaria, la voz personal en voz de todos. No será una arenga ni una soflama pero sí un arte comprometido que eleva el lenguaje a su mayor nivel. Por eso los ignorantes salen corriendo cuando la huelen. Lo decía el maestro Machado: "Castilla miserable [léase España entera] envuelta en sus harapos desprecia cuanto ignora"

La poesía, tan dejada de lado por muchos , se mueve hoy imparable por Madrid.
Todos los días hay en esta ciudad varias lecturas, presentaciones de libros, tertulias, jam sessions, maratones, encuentros, recitales variadísimos...
No sé bien de otros lugares de España pero en Madrid es normal que además de otros muchos actos culturales, la poesía tenga diez o doce sesiones diarias diversas, si no más.

Aunque ayuntamientos, ministerios, cajas de ahorros y otras entidades la ninguneen en sus presupuestos, la poesía está en la calle, en los cafés, en los bares, en talleres poéticos,en el Ateneo, en el Círculo de Bellas Artes, en algunas fundaciones, facultades, colegios mayores, librerías, casas regionales... en lugares más o menos recónditos, marginales, minoritarios (si comparamos con el fútbol, claro) pero entusiastas, decididos, amables, voluntariosos.
Unas veces poesía flojita aunque entusiasta, otras veces gran poesía del mejor nivel (como en todo)

Tiene razón Leo Zelada, cuando llama a Madrid "el nuevo París literario". Él mismo reúne en el café "Los diablos azules" y otros lugares grupos de poetas y oyentes que recitan, se acompañan de música, comparten la palabra poética. Gentes de todos los países, de todos los idiomas, que Leo Zelada recoge luego en antologías amablemente confeccionadas.

Igual sucede en en Café Libertad 8, con múltiples sesiones entre las que destaca la organizada por Jaime Alejandre, Hazversidades poéticas, seguidas multitudinariamente.

También en la Tertulia Hispanoamericana "Rafael Montesinos", la más antigua tertulia del mundo, activa ¡desde 1954! Si fuese en Londres o en Nueva York, todo el mundo la celebraría; aquí hasta la tienen medio en un susto los políticos culturales que amenazan siempre veladamente con eliminarla, como en su día se eliminó Poetas en vivo, en la Biblioteca Nacional, por falta de presupuesto (sic) de Caja Madrid o como se tarda en reavivar la de Fina de Calderón (propuestas hay) en el Ayuntamiento de Madrid.

También en los viernes de la Cacharrería, del Ateneo de Madrid, que con tanto entusiasmo y acierto organiza Miguel Losada...
La lista de lugares y personas resultaría larguísima. Busquen los interesados, vade retro los ignorantes.

La poesía en Madrid está viva, pujante, decididamente activa. Y entre muchas cosas de menor interés, se vive la poesía, se escuchan poemas interesantes, necesarios, de alto nivel, claros, decididos, intensos, emocionantes, denunciadores, intimistas... de importancia para ahora y para dentro de 500 años (ojalá no deba esperarse tanto)

¿Que se conoce poco? ¿Que se lee poco? ¿Que a los poetas se les dice con rotunda desvergüenza que hagan sus libros y sus lecturas gratis, e incluso pagando para hacerlos? ¡Da igual, estúpidos mercachifles, chamarileros de la cultura, prebostes descerebrados... da igual! Repetía uno de mis añorados maestros, José Hierro, que "La poesía no se vende... porque la poesía "no se vende" ¿Entendéis, políticos idiotas, capitalistas indeseables, tenderos de la información, modernos aprovechados, ignorantes todos...?
Los mejores de entre vosotros y mucha gente de a pie claro que lo entienden. Ya lo creo.
Madrid es una ciudad poética imparable, que se sepa, que conste.
.