31 jul. 2008

POESÍA SOBRE POESÍA

(Cocina del Monasterio de Santa María de Huerta. Foto E.G.T.)

Es muy habitual que se escriba poesía sobre la misma poesía. Yo, al menos lo he hecho bastante. Aquí dejo algunos ejemplos.
RAZÓN DE ESCRIBIR

A Juan Van-Halen
Escribir para un tiempo
en el que no estaremos para nadie,
y en el más favorable de los casos
seremos una máscara de polvo
maquillando los libros de alguna estantería.
Escribir para un siglo, si es que llega,
menos oscuro y torpe que este siglo.
Dejar impresa la memoria:
papel, disquetes, vidrio, cerámica esmaltada,
ámbar, cuarzo o moléculas de gas.
Hacer que las palabras naveguen al futuro
como si fuesen barcos de papel
que sobrevivan hoy a su naufragio.

Escribir por si alguien, algún día,
tiene un dolor de corazón idéntico
o sufre una alegría semejante.


(Del libro Siempre tiempo)
Incluido en Contrafábula (poesía reunida, 1973-2004) Editorial Sial
http://www.agapea.com/
PINCHAR EN http://www.agapea.com/buscar/buscador.php?idc=&texto=Enrique+Gracia+Trinidad&x=16&y=8


COMO ROPA TENDIDA

En un poema hay que extender la vida
al viento, al sol de la mañana,
a la vista de todos
como ropa tendida en el alambre.
Una pizca de vida es suficiente,
la camisa de un sueño, por ejemplo,
o el mantel de las últimas derrotas
o aquel pañuelo
que es como un resto de niñez, tan blanco,
tan diminuto, tan herido.
Los versos, hechos sangre, piel o músculo,
bien cogidos con pinzas, agitándose
en medio de los patios, a la luz,
como banderas sin ejército.
Así tienen sentido


Del libro Todo es papel.
Editorial Aguaclara, Alicante ISBN: 84-8018-220-2
http://www.agapea.com/

ARTE CISORIA

(Con agradecimiento a Enrique de Villena) (1)

Quisiera hacer un verso con filo de cuchillo para cortar el pan. Algo daga de asalto, como el hacha sin culpa de un verdugo que no encontró otro oficio.

No un verso sanguinario sino un verso certero, afilado y agudo para tajar, hendir, abrir sin pausa, rajar sin detenerse.

Un verso que en silencio haga trizas el aire, desnude la razón, abra en canal, despiece, penetre sin cesar, hiera lo que hay que herir.

Verso para cortar tan diestro y tan exacto como lo quiso aquel juez de Venecia: "¡una libra de carne! ¡ni una gota de sangre!"

Eficiente navaja que separe las horas, su distancia, el papel donde anidan los versos que son grieta, raspadura, arañazo en la espalda de la vida que se aleja sin tregua.

Un verso como el filo de una hoz con sus hambres de mies y rama seca, curvilínea guadaña puntiaguda.

Quiero decir espada para escena de cine (no me digáis que es falso, lo sé, pero ¿quién sabe?)

Verso, cuchilla ciega, para cortar el pan, o la carne, o el tiempo.


Del libro Siempre tiempo.
Incluido en Contrafábula (poesía reunida, 1973-2004) Editorial Sial
http://www.agapea.com/


(1) Enrique de Villena (1384-1434), interesante polígrafo, siempre rodeado por la leyenda, merece nuestra gratitud por haber escrito uno de nuestros primeros libros de “técnica” poética titulado Arte de trovar. Hombre culto medieval, fue a un tiempo un humanista del prerrenacimiento. Además de interesantes traducciones clásicas y libros curiosos sobre astrología y magia, escribió también nuestra más antigua obra sobre el arte culinario, a la que hace referencia este poema: Arte cisoria o Tratado del arte de cortar con cuchillo.


PARA MAÑANA EL SILENCIO


Cuando ya no se pueda resistir tanta palabra inútil,
cuando la pesadumbre de la Historia nos destroce la lengua,
y amenace este peso con hundir las bodegas del tiempo,
escribiremos versos con aire solamente,
con el suave murmullo de las aguas de abril y la sonrisa.

Daremos fe tan sólo
del vuelo silencioso de las aves.


Del libro Crónicas del laberinto.
Incluido en Contrafábula (poesía reunida, 1973-2004) Editorial Sial
http://www.agapea.com/
PINCHAR EN http://www.agapea.com/buscar/buscador.php?idc=&texto=Enrique+Gracia+Trinidad&x=16&y=8



PAPIROFLEXIA
Escribir es doblar el infinito
como una hoja de papel se dobla
para que nazcan pájaros, naveguen
barcos sobre la mesa, giren locos
molinos y discurran las tartanas
cargadas de angulosas pajaritas.
Papel, papel, papel...todo es papel
sobre el que duerme acurrucada y sueña,
en un pliegue sin fin, la soledad.


Del libro Todo es papel.
Editorial Aguaclara, Alicante ISBN: 84-8018-220-2
http://www.agapea.com/



PALABRAS

Nativo de las islas del silencio,
aprendí las palabras como aprenden
los niños a jugar: a todas horas.
Primero eran hablar por no callar,
vuelco del corazón imaginario.
Luego empezaron a llegar sin cita
previa, sin darme tiempo a reclamarlas,
por su cuenta, a deshora, roncamente.

Desde hace tiempo —ya perdí la cuenta—
vienen y van cuando ellas lo deciden,
no basta convocarlas o tener
una agenda que marque los momentos
en que nos dispondremos a escribirlas.
Su osadía y mi falta de paciencia
se llevan mal y el juego ya no es gozo.

Las palabras me hicieron insolente,
nacieron para el llanto y para el grito
y se quedaron en mi voz clavadas
como la luz que son, como la fiebre
que terminan por ser, como la sangre.


Del libro Todo es papel.
Editorial Aguaclara, Alicante ISBN: 84-8018-220-2
http://www.agapea.com/


(NOTA VIII) RÉQUIEM

Valga para los versos de la luz, de la sombra también pues son fatiga de lo mismo.

El claroscuro es la razón, más aún, el salmo, el sortilegio, el conjuro que asigna a la palabra su color de maíz y su perfil de aceite.
Del mestizaje de la luz y de la noche nace ese mínimo temblor, perfecto acoso que respira tras el papel en blanco.
Y para la pureza es este réquiem.

Del libro Historias para tiempos raros.
Incluido en Contrafábula (poesía reunida, 1973-2004) Editorial Sial
http://www.agapea.com/



VALE, AMICI

A Edu, que empieza a escribir


La poesía es la incómoda palabra.
No te engañes, poeta ¿qué pretendes?
¿que te perdonen lo que escribes?
¿que el lector, obligado a descubrir
en tu voz lo más hondo de su voz,
te lo agradezca?
No abrirá tus páginas,
no dejará que le inficione
tu lengua venenosa. Está prohibido
sacar los sentimientos a la calle,
esgrimir emociones,
modos distintos de mirar el mundo.

Ejerce tu pasión como un proscrito
que no eres otra cosa cuando escribes.
El mundo es más de lo que dicen, más
de lo que vemos, más de lo que quieren
que miremos. Es mucho más, lo sabes.
Di lo que tengas que decir y dilo
sin disculparte por hacerlo. Y vale.


Del libro Todo es papel.
Editorial Aguaclara, Alicante ISBN: 84-8018-220-2
http://www.agapea.com/



"...SOBRE LA NIEVE DEL PAPEL LA FRÁGIL LINTERNA MÁGICA...»
(Ch. Baudelaire. Los Paraísos Artificiales)

Hoy trabajó toda la tarde,
mejor dicho, dejó pasar las horas
con las manos encima de la mesa, libros, papeles,
polvo,
y un estúpido gesto entre los labios.

Fuera pasaron ángeles de cuero
sobre motocicletas imposibles,
las alarmas gastaban el silencio sin que nadie acudiera,
inútilmente,
el paisaje quedó como un cárdeno toro,
como el mensaje de una cita en un contestador desenchufado.
La noche cruzó a nado su distancia de sueño
y terminó de dibujar el toro, negro zaino, cornígero de luna.
Los ángeles dejaron que las motos
brillasen a la puerta de los bares.
También sonó el teléfono dos veces.

Sin conectar la luz, sigue frente al papel,
con la vista clavada en el remache
de una carpeta azul como sus ojos,
como el cristal de todas las ventanas
con un televisor tras la cortina.
Enciende su mechero para fumar el último cigarro
y por unos instantes
las hojas le sonríen con un miedo amarillo.
Pero no cambia nada.

Y es que no basta con sentarse delante de la mesa,
con decirse que hoy tiene que salir
un poema perfecto.



Del libro Historias para tiempos raros.
Incluido en Contrafábula (poesía reunida, 1973-2004) Editorial Sial
http://www.agapea.com/
PINCHAR EN http://www.agapea.com/buscar/buscador.php?idc=&texto=Enrique+Gracia+Trinidad&x=16&y=8



LAS PREGUNTAS SON PARTE DE ESTE OFICIO

Y permitidme ahora una pregunta.
¿Por qué no puede ser este poema también un sacacorchos?
¿Alguien prefiere únicamente los pétalos de rosa?
Me parece que han sido dos preguntas...
¡Y qué más da!
Subisteis al estrado mi palabra
para luego acusarme de ser un charlatán de feria,
de interrumpir con voces disonantes
la tela de Penélope que os sirve de argumento.
Alguien dirá también que hago discursos con ventaja,
que juego con el aire como un inútil pájaro
que hace temblar la piel de la mujer,
soñando con batallas sedientas y culpables.
Podría arrepentirme de no ser
poeta de sonajas y abanicos, debería sentir
que mi garganta
no tenga el limpio soniquete de la fiesta del mundo.
Pero no me es posible,
mi susurro es el grito de coraje de los desentonados.

Creo que debería seguir con las preguntas.
¿Es que no vale el agua lo mismo que la sed?
¿Es que no tiene el pájaro su sitio, por derecho,
en la asamblea lícita del agua?
¿Puede el canto del hombre ser tan sólo un adorno
frente a tanta locura?
¿No tiene sed el charlatán
lo mismo que el guerrero o la mujer de blanco de la feria?

¡Basta ya de preguntas!


Del libro Crónicas del laberinto.
Incluido en Contrafábula (poesía reunida, 1973-2004) Editorial Sial

http://www.agapea.com/



ANUNCIO POR PALABRAS
A Luis Alberto de Cuenca

"Para negocio sin futuro,
es urgente encontrar hombre o mujer
de edad indefinida, consciente, solidario
y experto en soledad.
No importa la presencia.
Que conozca palabras para versos sublimes.
Preferible experiencia de silencio.
No se tendrán en cuenta referencias.
Salario a convenir, será muy poco,
incentivos en caso de suicidio,
y un puesto asegurado en la oficina del olvido.
Absténganse personas con algo que perder o buen futuro.
No llamen por teléfono, no hay nadie.
Escriban sin demora
al primer apartado de correos de la necesidad,
o a cualquier laberinto,
que aparezca en el libro de sus sueños."



Del libro Historias para tiempos raros.
Incluido en Contrafábula (poesía reunida, 1973-2004) Editorial Sial
http://www.agapea.com/


TERCERA CRÓNICA DEL GUARDIÁN
(El Hechicero)

                              “... Ma se senza ingiuria vostra io potessi fruirlo, rendetevi certo che saria in me quella letizia                                       ch'essere in alcun uomo sia possibile." (Ludovico Ariosto, Il Negromante) (1)

El hechicero acaba su tarea,
acaricia su barba satisfecho
y sus labios se curvan en lánguida sonrisa
—la que debe tener todo alquimista que aprecie su trabajo—.

La luna se despide como un guiño
de los últimos juegos de la noche.
La lechuza es un bus que aún lleva luces
y susurra un final, como Louis Armstrong, de Jazz expresionista.

Recoge los papeles, guarda todas las fórmulas en verso
tras el aparador de palisandro
mientras un gato insomne y circunspecto,
con el lomo de azúcar y de miel, afirma silencioso
que él ya lo sabe todo
Va tapando los frascos uno a uno,
los matraces de esencia,
las redomas con uña de lagarto y ese polvo amarillo de mandrágora
que hace azules los sueños.

El horizonte empieza a recitar
una canción de cuna para la espalda de la noche.
Es hora de acabar los sortilegios,
que descanse el mercurio en su probeta y el ala de murciélago en el aire.
Los Rollings sustituyen al Cármina Burana.

El hechicero cuelga el mandilón,
se cambia de zapatos, deja su gorro frigio en un estante,
anuda su corbata de seda milanesa,
y se va a la oficina como todos los días.



(1) "...Pero si yo pudiera disfrutarlo sin ofenderos, estad seguros de que sería dueño de la mayor alegría que hombre alguno pueda poseer."

Del libro Crónicas del laberinto.
Incluido en Contrafábula (poesía reunida, 1973-2004) Editorial Sial
http://www.agapea.com/



CONTRA POÉTICAS ILUSAS

Un verso es siempre una aventura,
un juego peligroso
en el que acabas derrotado.
Crees terminarlo y de repente
no es tuyo, es algo ajeno, extraño, vivo,
pide otros versos para no estar solo
y parece que nunca se da por satisfecho.

Del libro Siempre tiempo.
Incluido en Contrafábula (poesía reunida, 1973-2004) Editorial Sial
http://www.agapea.com/


SIC TRANSIT POÉTICA


Escribir un poema es confundir al tiempo,
engañar al misterio,
hurgar en esta herida
que cicatriza mal aunque es júbilo a veces.
Las palabras se evaden, navegan solitarias
al borde del papel que es el borde del mundo.
Las palabras renuncian a su cuerpo infinito,
aparecen extrañas a su propia textura.
Sin saber qué hallaremos, perseguimos la idea
en medio de la nada, como persigue el ciego
el tacto de los rostros, el aliento, el sonido.
Las palabras, más huérfanas que nunca, se desnudan,
son ruina descarnada, gesto, prisión hermosa,
laberinto en que el tiempo se pierde para siempre,
no alcanza a consolarnos, sangra más que respira.

Acabado el poema, es posible morir.
Guarde el verso la vida bajo su firme lápida.
Que la palabra quede como un bello cadáver.

Del libro Siempre tiempo.
Incluido en Contrafábula (poesía reunida, 1973-2004) Editorial Sial
http://www.agapea.com/

1 comentario:

Emilio dijo...

Realmente tu blog en escalera es alucinante, ya me gustaría a mi tener algo así...El otro es...el país, éste... una gran ciudad. Sólo llegando al final, lo que supone subir y bajar todos los peldaños, he encontrado un hueco para poner este comentario, que supongo que recibirás si llegas hasta el fondo...Se que estás en Escritores en Red por mi, por tus mejores amigos. Eso es muy de agradecer. Se también que el tiempo es limitado. Aunque tratemos de estirarlo. Tu andadura y tu obra tienen dificil parangón. Yo que te admiro y te quiero - es dificil no unir ambas cosas - ya sabes lo que pienso. ¿Y sabes una cosa, Enri? Yo creo que cuando decia Bob Dylan esa frase que tanto cito lo decía desde el profundo amor a la creación, al Arte. Es nuestra identidad. Por eso reconocer que incluso nuestra identidad está sujeta al transcurso de la existencia es reconocer que todo no lo podemos. Yo tengo dos o tres cosas, es un decir, importantes en mi vida. En la literaria y en la de los afectos. En esas dos o tres cosas estás tu. Y está Soledad. Pero la amistad y el afecto nunca, quiero que estés seguro, nubla mi conocimiento, mi visión subjetiva que trata de acercarse a la objetividad. Qué obra, qué impresionante obra tienes.Eres.
Un fuerte abrazo.

Emilio Porta