9 may. 2011

LUZ Y TAQUÍGRAFOS










Para que no quepa duda, yo soy el de la barba y el de la izquierda es... un colectivo que bajo el nombre de Addison de Witt forman, según ellos mismos expresan, cinco poetas y/o críticos, con la ayuda, dicen, de algunos colaboradores. No se sabe más.



En este blog los anuncio como una página interesante porque hacen crítica de los premios literarios que, aunque dura, parece necesaria tal y como está el mundo poético. (Ver su anuncio en columna derecha)



Últimamente, en uno de los comentarios (no en una crítica, porque "no se habían acordado") arremeten como es costumbre en ellos contra el último premio que me concedieron hace meses por mi libro "Butaca de entresuelo" (entrada de abajo) La verdad es que no esperaba menos porque yo mismo les escribí, hablando de otro asunto y diciéndoles las características del jurado de ese premio.



Si se han leído el libro, no consta. Casi nunca consta. Casi nunca hablan de los contenidos de los libros ni sabemos lo que ellos escriben, publican o hacen



Como quiera que hacen una "valoración subjetiva de la ecuanimidad de ese premio" dándole un rotundo cero, me permito recoger aquí dicha valoración y el comentario que les he hecho al respecto.



Como se puede ver, lo hago a cara descubierta --"luz y taquígrafos"-- porque creo que es como debe ser. Por cierto, sigo recomendando esa página de "Addison de Witt" porque, insisto, sigo considerándola necesaria.



Ellos (desde su anonimato) escribieron:


"Nos ha faltado, ahora que nos acordamos, el premio que ganó Enrique Gracia Trinidad. Un tío que predica con la palabra y que luego se la pasa por otro sitio ha perdido toda nuestra credibilidad. Más colegas no podías tener en el jurado. Es una pena que no haya un mínimo de coherencia. Todo vale por la pasta.


La valoración subjetiva de la ecuanimidad de ese premio es: 0 / 100 "



Mi contestación en su blog, pasando por alto sus expresiones no muy biensonantes, ha sido esta:



"Amigos de AdW:
Lamento haber perdido vuestra credibilidad. Vosotros seguís teniendo la mía pese a que estáis extremando posturas y mantenéis un anonimato que os resta buena parte de crédito.

Recordad que os informé de mi premio “Van-Halen” para que os quedase claro que ni me escondo ni tengo nada que ocultar.
No parece extraño que un escritor tenga colegas en los jurados, ¿qué va a tener si entre escritores anda el juego? Si queréis decir colegas amigos o conocidos: pues sí. Sería difícil que tras cuarenta años publicando no conozca a algunos de los jurados. ¿Quiere decir eso que los “compre” para recibir un premio? Me parece arriesgado darlo por hecho.
Si sumáis que el premio fue “ex aequo”, cosa que ni mencionáis, la supuesta compra me salió carísima porque sólo me corresponde 1/2 premio. Si añadís que el libro prácticamente no se distribuye, el negocio ya es redondo.
Y como veo que últimamente politizáis bastante, fijaos en el ámbito político en que se mueve Torrelodones, que convoca el premio, y la mayoría del jurado, y veréis que estoy en sus antípodas. Curioso al menos ¿no?
Sigo intentando ser coherente, aunque no os lo parezca, por eso son infinitamente mas los premios en los que ni siquiera me seleccionan que los recibidos. Porque eso sí, como no me presente a premios casi no hay forma de publicar... y eso que tengo tantos colegas amigos ¡ya me contaréis para qué!
Y no, no “todo vale por la pasta”, si fuese así me dedicaría a otra cosa o me habría acercado a algunos de esos corruptos con ganancias que tanto atacáis.

Os sigo apreciando aunque mi valoración por vuestra ecuanimidad no sea ahora muy alta. Mantengo mi difusión de vuestra página pese a que también caiga sobre mí vuestra descalificación. Y sigo a cara descubierta ¿cuándo vosotros?"




Que cada cual entienda o juzgue como quiera.